Comercio Exterior de España: ¿Quo Vadis?

Introducción.

Abramos un paréntesis en las declaraciones INTRASTAT y en los modelos de IVA. A veces hay que subirse a lo alto de un árbol y ver el horizonte. Recientemente se ha hecho público los nuevos informes estadísticos comerciales por parte de la Secretaría de Estado de Comercio del Ministerio de Economía correspondientes al segundo trimestre del año en curso (Clica aquí para consultarlo). Los datos y las conclusiones que se pueden extraer de él tienen un extraordinario valor:

 

Las Exportaciones españolas no aguantan el tirón.

Después del trienio 2010-2013 donde las exportaciones de mercancías tuvieron un auge indudable, gracias en buena medida al excedente de bienes de equipo que tenían las empresas españolas, parece que entramos en una nueva era en la que no solo se han estancado sino que están en franco retroceso. Concretamente, el 63.3% de las exportaciones españolas se dirigen a territorios de la Unión Europea, mientras que las dirigidas a territorios extracomunitarios representan el 35.6%. Se aprecia un decrecimiento del peso de las exportaciones a Estados miembros de la Unión (-2.9% interanual) y a Estados de la zona Euro (-1.2% interanual)

Incremento de la demanda interna.

El consumo del mercado interno español está creciendo por una serie de factores, entre los que se encuentra la percepción de una evolución positiva de la economía por parte de quien tiene dinero en el bolsillo listo para gastar. El incremento de la confianza del consumidor ha traído que las importaciones han sufrido un importante incremento el segundo trimestre del año corriente (+8.1% interanual). La pregunta del millón es saber si esta mejoría de las importaciones es coyuntural o si por el contrario se sostendrá en el tiempo.

¿Es posible devaluar el Euro?

Aunque según el último informe del Banco Central Europeo (consúltalo aquí de Julio de este año) el euro se sigue usando mayoritariamente por los países de la eurozona para exportar al resto del mundo. Han empezado a surgir voces por parte de mandatarios de diversos Estados miembros de la Unión en apuros sobre la necesidad de depreciar el euro en relación con el dólar. Sin duda alguna a España le beneficiaría poder vender sus productos fuera de la Unión Europea a un precio final más atractivo y ajustado a los potenciales demandantes del resto del mundo, pero es poco probable que los países más productivos y exportadores de la eurozona accedan en algún momento a ello. La disparidad de tipos de cambio fijados en la creación del Euro y las profundas diferencias entre las economías de los Estados miembros hacen poco probable que el Banco Central Europeo acceda a ello.

Autor: Felix
Categoria: Comercio Exterior
Fecha: septiembre 7, 2014
Comentarios:

Una respuesta
  1. Interesante artículo.

    Es cierto que las operaciones intracomunitarias debido a un retroceso en estos mercados se van a a ver afectadas en breve.

    Muchas gracias por compartir.

    Saludos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *